“5 Claves que debes conocer para que la reforma de la cocina no sea un desastre”

La reforma de la cocina es una de las intervenciones más complejas que se acometen en una casa. La vida de una cocina puede rondar los 15 años aunque este parámetro puede variar mucho dependiendo del uso que se le de, las personas que la utilizan, etc. Sin embargo, cuando nos decidimos a realizar un cambio hay que pararse a pensar para no llegar a decisiones que, a posteriori, pueden resultar catastróficas.

1. ¿Necesito reformar la cocina?

La cocina es uno de los espacios que más posibilidades ofrece en un proyecto de reforma. Po eso, a veces, hay que cuestionarse qué queremos hacer: ¿una reforma integral?¿necesito sólo cambiar los muebles? ¿quiere modificar la distribución ?¿quiero conseguir otro conceptos de cocina o hacerla más grande? Cuando lo tengas claro, el resto será mucho más sencillo porque la distribución adecuada también irá dictando qué tipo de materiales son los más apropiados.

Hay que tener en cuenta que dicha decisión afectará a cuestiones tan importantes como es el presupuesto de la reforma, el tiempo de las obras que condicionarán la vida de las personas que la utilizan, etc. Distinguir cuáles cuáles son nuestras necesidades, más allá de modas y tendencias, es fundamental. En esta lista de necesidades hay que anotar qué es lo que te gusta o no, qué resulta más importante o necesario en función de los hábitos de la familia: desde la gestión de residuos, la zona de almacenaje o la sustitución de los electrodomésticos por modelos nuevos, más eficientes y completos y hay que tener en cuenta que los electrodomésticos influyen de forma determinante en la distribución.

 

2. Medir antes de decidir

Si ya has decidido lo que buscas, entonces toca empezar a hacer dibujos para saber a qué se puede llegar. Según la forma y espacio de tu cocina deberás elegir el mobiliario que más se adapte. Una vez que tengas una idea de lo que quieres es el momento de sacar metro, papel y lápiz y comprobar el espacio.  Si te resulta más útil para hacerte a la idea de cómo distribuir la cocina, haz un pequeño plano con todas las medidas. Esto puede costar un poco de trabajo pero será la mejor forma de ver todo de forma clara y darnos cuenta de las posibilidades que ofrece el espacio del que disponemos.

Ya te hemos contado la importancia de tener en cuenta el triángulo de trabajo (Las tres zonas clave en la cocina) y las ventajas e inconvenientes de las diferentes distribuciones de la cocina: en L, en U, en Linea…

En una cocina alargada y estrecha, lo recomendable es poner muebles sólo en un frente. Si es rectangular y amplia, puedes poner muebles en las dos paredes enfrentadas.
Si la planta es cuadrada o rectangular, pon el mobiliario en “L”, o, si tienes suficiente espacio, en “U”. Una isla es muy útil para rentabilizar el espacio del centro e incluso puede servirnos para comer.

Aunque este aspecto es clave a la hora de reformar la cocina e implica una dedicación importante para atender a todos los detalles, te damos unas pautas mínimas:

Por seguridad y comodidad, coloca los armarios superiores a más de 1,40m del suelo y a 20 ó 35 cm de profundidad. Su altura ideal es de entre 70 y 90 cm. Entre la encimera y ellos, deja al menos 50 cm de margen. Por otro lado, los muebles bajos deben de tener unos 60 cm de fondo y 90 cm de altura.
La altura ideal de la encimera es de unos 90 a 100 cm. Para que puedas cocinar con comodidad, deja al menos unos 40 cm libres a cada lado de la zona de cocción y de la de lavado. Entre las zonas de lavado y cocción: deja al menos 45 cm.


3. ¿Qué estilo de cocina quieres?

Las cocinas son como las personas, todas son diferentes. Por eso es muy importante que la cocina, además de adaptarse a las necesidades de cada uno, refleje cómo es. Existen tipos de distribución y recursos decorativos más apropiados para un tipo de estilo u otro. ¿Cocina abierta o cerrada? ¿Con isla o península? ¿En blanco, madera, o con materiales combinados? Las posibilidades son casi infinitas y hay una cocina que se adapta a cada persona. 


4. Contar con el asesoramiento de un profesional

Para saber cuál es la tuya, además de definir tu estilo, es muy importante. Los profesionales de la cocina pasan todo el día realizando proyectos y conociendo los nuevos materiales, electrodomésticos, etc. Una vez que recojan la idea de cada persona, sabrán ofrecer las soluciones que mejor encajen en necesidades y gustos. Es normal que durante el proceso de reforma te vayan surtiendo dudas, por lo que lo mejor es contar con alguien que pueda resolvértelas o aconsejarte. En las tiendas exclusivas de Saitra, así como en nuestros distribuidores oficiales, podrás asesorarte con personas que saben de ello y que, además, son encantadoras.


5. ¿Que presupuesto tienes?

La reforma de la cocina integral tiene un coste que puede resultar elevado en función de las soluciones, los materiales, etc. Es importante ser realista con el presupuesto con el que se cuenta porque determinará mucho los materiales y elementos  que se utilicen.


¿Te encuentras en proceso de reforma de cocina?¿Podemos ayudarte? Cuenta con nosotros si necesitas asesoramiento, estaremos encantados de ayudarte.

A N T E S

 
D E S P U É S

OTRAS PUBLICACIONES RELATIVAS A COCINAS

Vitrinas en la cocina para almacenar y decorar
Los armarios perfectos de una cocina
B2 INTERIORS Proyecto de una reforma que hizo ganar luz y amplitud a la cocina
¿Cuál es el mejor sistema de apertura en una cocina?
Cocinas con sabor a campo, ahora más que nunca


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *