“Limpiar la cocina es más fácil y rápido de lo que parece”

Estas vacaciones se presentan ciertamente extrañas. La decisión de salir está coartada por las circunstancias y la prudencia nos empuja a no alejarnos demasiado de nuestros hogares. Sin embargo, en lugar de ver esta situación como un inconveniente, tenemos que intentar hacer el ejercicio de sacar provecho a lo imprevisto y hacer de éstas unas vacaciones “diferentes” en el sentido más amplio de la palabra.

Si podemos contar con un tiempo extra en casa, quizás sea el momento ideal para hacer todo aquello que vamos posponiendo para dar un nuevo aire a nuestro hogar. En lo que se refiere a la cocina, si todavía no estás en la fase de hace un cambio pero si quieres dejarla impoluta, te damos unas claves para afrontarlo de una manera rápida, fácil y hasta divertida.

Es una tarea que, con humor y compañía se puede convertir en una gran terapia familiar. ¡Te sorprenderá ver la cantidad de cosas que salen de los cajones que habíamos perdido de nuestra vista y memoria!

Cómo limpiar los suelos

Hay multitud de productos en el mercado que te aseguran limpieza y aromas pero también puedes hacer tu propio limpiador con propiedades antisépticas y desinfectantes mezclando agua caliente con bicarbonato de sodio, media taza de vinagre blanco y media taza de aceite esencial de pino.

TRUQUILLO > Puedes reutilizar el agua de haber hervido las patatas que, si le añades cáscara de limón, tendrá un aroma muy agradable que te encantará.

Cómo limpiar los muebles

Hay dos partes en el mueble, por fuera límpialos una vez por semana con detergente diluido en agua y, por dentro, una vez al mes. También en este caso, el vinagre es un desinfectante apto para ello sin que dañe los nuevos materiales del mobiliario. Lo tiradores, si es que los tienes, es donde más gérmenes se acumulan. Puedes limpiarlos con alcohol para darles brillo.

TRUQUILLO > La pasta de dientes es el componente ideal para limpiar manchas de grasa que se resisten.

Cómo limpiar el frigorífico

Los que hemos tenido uno de acabado inoxidable, sabemos de qué hablamos. Utiliza vinagre diluido en agua para limpiarlo y aceite en un paño para darle brillo. Para los interiores, haz una pasta con bicarbonato y agua y termina repasando con limón que dejará un aroma muy agradable.

TRUQUILLO > Para eliminar la porquería de las juntas, utiliza un paño impregnado en vinagre. El plazo de 3 meses es el apropiado para mantenerlos limpios.

Cómo limpiar el horno

Otro de los “difíciles” de la cocina. La misma pasta de bicarbonato de la que hemos hablado antes, sirve para cubrir el horno y dejarla un rato actuar. Al cabo de una hora aprox, quítala y repasa con un trapo y vinagre blanco.

TRUQUILLO > El horno es de las piezas más difíciles de limpiar. Para evitar manchas complejas, lo mejor es actuar en cuanto apreciamos que se ha derramado algo sobre su superficie.

Cómo limpiar el fregadero

Es una de las zonas más delicadas por la cantidad de restos de alimentos que se acumulan. Una esponja impregnada en vinagre (que no sea estropajo) para después aclarar con agua y secar. El vinagre también ayuda a eliminar los olores al echarlo por la boca del sumidero.

TRUQUILLO > Para casos de manchas que no se vayan, acumula algo de agua con bicarbonato y limón; deja actuar y después limpia con agua y seca.

Cómo limpiar la placa

La limpieza diaria con agua y jabón es el mejor sistema de mantenimiento de la placa. Si hay restos complejos en placas de gas, especialmente, haz una pasta de bicarbonato, agua y sal gorda.

TRUQUILLO > Puedes meter los quemadores en agua hirviendo con vinagre y un poco de limón.

¿Qué te parece? Ya ves que, aunque estamos en la era de la tecnología, los remedios más sencillos siguen siendo los más eficaces. ¿Te animas? Como te digo, es una buena terapia familiar que deja muy buen sabor de boca cuando se hace entre todos. Y después, ¡a celebrarlo!